R&R

RAVELO & RAVELO

 

En 1877 en la localidad de Nilahue, Vicente Rabelo compra las primeras hectáreas de terreno, en lo que fue parte de las antiguas subdelegaciones colchaguinas. Ya por 1889 se inscribe en San Fernando a nombre de José Santos Ravelo, diez cuadras de terreno en el sector de Pihuchen, que compra a Santiago Valenzuela, por la suma de trescientos pesos. 

Uno de sus descendientes, José Rabelo, nuestro bisabuelo, planta un viñedo de cepa país por el 1900. Su objetivo era elaborar chicha y aguardiente, productos que eran ampliamente utilizados como trueque para intercambiar por granos y sal, o las provisiones que fuesen necesarias. El viñedo no alcanzó a cubrir más de 0,8 hectáreas, siendo posteriormente dividido en varias hijuelas.
Dos de los hijos de don José, marcan un revés en nuestra historia familiar. A su nacimiento, Florentino es inscrito por el oficial de registro bajo el apellido "Ravelo", mientras que Augusto, como "Rabelo". Esta diferencia de inscripciones  se da desde nuestro ancestro Vicente, repitiéndose antojadizamente a través de los años, apreciándose incluso en la actualidad. A lo largo de las localidades que nos vieron nacer, Pihuchen y Población, nuestros parientes siguen dividiéndose en dos apellidos. 
Sin embargo, bajo sentimiento seguimos sintiéndonos parte de una sola familia, diferenciados por apenas una letra. 

Nosotros, Carlos Rabelo y Cristian Ravelo, somos los nietos de  Florentino y Augusto, y que por arraigo continuamos viviendo en la tierra de nuestros antepasados.
Motivados por nuestro querido amigo Luiz Allegretti, de Clos Santa Ana, decidimos hacer nuestros propios vinos. Así conocimos a José Miguel Sotomayor, enólogo de Wildmakers, quien pasó a ser parte del proyecto.Los invitamos a conocer nuestros vinos, los cuales nacen en las planicies y cerros del abrasante secano colchagüino.


Suscríbete a nuestras cenas clandestinas