Victor Baeza

Comenzó su proyecto familiar junto a su esposa Rocío, en el cual su fin es crear libre y humildemente vinos que permitan, a quienes lo beban, sentir el placer de aromas y sabores únicos, además de recibir la energía positiva y vibrante del amor y entrega con los que fueron creados. Sus vinos son producidos a pequeña escala, tipo boutique, lo que permite manejar y controlar detalladamente su evolución desde el viñedo hasta su envasado.