Rios y Meza

Hace más de 35 años un hombre visionario y con muchas ansias de emprender un gran desafío comenzó a construir su viña y lagares para producir y compartir su propio vino. Con el transcurso de los años su vino ha sido muy cotizado por lo auténtico y natural, destacando las bondades que la naturaleza ha puesto en cada una de sus cepas. Hoy este sueño es su legado para las nuevas generaciones y lo han transformado en una tradición con gran orgullo, para compartir en cada copa sus raíces y tradiciones.