José Francisco Gonzalez

Tringario es el proyecto que lleva el nombre en honor a sus 3 hijas: Trinidad, Margarita y Rosario. José junto a su mujer Trinidad Fuenzalida, ambos enólogos, deciden en 2015, luego de varias vendimias en Chile y en el extranjero, empezar a producir sus propios vinos, sin ningún tipo de presión comercial ni enológica. El espíritu de su proyecto es producir vinos con identidad propia, que sean un fiel reflejo de su origen y de las personas que participan en su elaboración.